LEGAL NATURE OF CORRESPONDENT BANKING CONTRACT BY POSITIONED NETWORKS.


NATUREZA JURÍDICA DO CONTRATO DE CORRESPONDÊNCIA BANCARIA ATRAVÉS DE REDES POSICIONADAS NA COLÔMBIA

 

Nicolas Ramirez Zarate

[email protected]

 

6 de septiembre de 2016

12 de septiembre de 2016

17 de enero de 2017

 

RESUMEN:

Partiendo de la nueva tendencia mundial de prestación de servicios financieros o Banking, a través de la cual se busca generar una mayor practicidad para el consumidor respecto del uso de bienes y servicios ofrecidos por los establecimientos bancarios, se ha evidenciado que dentro del conglomerado financiero se han incorporado los llamados “Corresponsales”, como agentes externos que extienden la cobertura de servicios financieros a los consumidores de forma cercana, rápida y eficiente, en nombre de la entidad bancaria vigilada por la Superintendencia Financiera de Colombia.

Partiendo de la experiencia profesional y de una investigación personal concreta, el presente documento tiene como objetivo probar la existencia jurídica del “Contrato de Corresponsalía bajo Redes Tecnológicas Posicionadas” como institución jurídica autónoma, innominada (atendiendo la teoría de no regulación legal) y típica (como uso reiterado de la institución jurídica por la sociedad) no regulada por la normatividad financiera vigente, y altamente diferenciable al “Contrato de Corresponsalía” que actualmente si se encuentra reglado y regularizado por la ley vigente en materia financiera.

Para tal efecto, ingresaremos en el estudio de la figura del contrato nominado de “Corresponsalía”  de acuerdo a normatividad actual que desglosa y desarrolla mediante el Decreto 2555 de 2010 todas las características y diferencias que permiten dar vida jurídica de forma independiente al “Contrato de Corresponsalía bajo Redes Tecnológicas Posicionadas”, esta última, como institución no reglada en la actualidad.

ABSTRACT

Based on the new global trend of financial services and Banking, through which it seeks to create greater convenience for financial consumers regarding the use of goods and services offered by banking institutions. Under this premise, within the financial conglomerate they have been incorporated called “Correspondents” as external agents that extend the coverage of financial services to consumer financial services closely, quickly and efficiently, on behalf of the bank supervised by the Financial Superintendency Colombia.

Based on the professional experience and a specific personal research, this paper aims to test the legal existence of the ” Contract of Correspondent under Positioned Networks ” as an independent legal institution, innominate (attending theory no legal regulation) and typical (and repeated legal institution use society) not covered by the existing financial regulations, and highly differentiable on “Agreement Correspondents”, currently regulated and regularized by the law in force in financial matters.

To this end, we will enter the study of the figure of the nominee agreement of “Correspondent” according to current regulations which breaks down and develops by Decree 2555 of 2010 and External Circular 029 of 2013 issued by the Financial Superintendence of Colombia. Through this, all the characteristics and differences that allow giving legal life independently of the “Contract of Correspondent under Positioned Networks”, the latter as an institution not regulated at present.

RESUMO

Com base na nova tendência global na prestação de serviços financeiros ou Banking, através da qual busca gerar maior praticidade para o consumidor em relação ao uso de bens e serviços oferecidos pelos estabelecimentos bancários, demonstrou-se que, dentro do conglomerado financeiro eles incorporaram os chamados “Corresponsales”, como agentes externos que ampliam a cobertura dos serviços financeiros aos consumidores de forma próxima, rápida e eficiente, em nome da entidade bancária supervisionada pela Superintendência Financeira da Colômbia.

O objetivo deste documento é provar a existência legal do “Contrato Correspondente sob as Redes de Tecnologia Posicionadas” como uma instituição jurídica autônoma, inominada (com base na teoria da não regulamentação legal) e típica (como um uso reiterado da instituição jurídica pela sociedade), não regulada pelas normas financeiras existentes, e altamente diferenciável para o “Contrato Correspondente” que atualmente é regulamentado pela legislação vigente em matéria financeira.

Para este efeito, vamos entrar no estudo da figura do contrato indicado de acordo com a legislação vigente que decompõe e se desenvolve através de Decreto 2555 de 2010 todas as características e diferenças que permitem dar vida jurídica independente ao “Contrato Correspondente sob as Redes de Tecnologia Posicionadas”, como uma instituição não regulada no presente.

 

PALABRAS CLAVE:

Derecho Financiero, Contrato de Corresponsalía, Contrato de Corresponsalía Mediante Redes Posicionadas, Contrato Nominado, Contrato Atípico, Sub Contratación. Naturaleza Jurídica.

KEY WORDS:

Financial Law, Contract Correspondent,  Contract Correspondent trough Networks Positioned, Contract Nominee, Atypical Contract, Sub Contracts and Legal nature.

PALAVRAS CHAVE:

Direito Financeiro, Contrato Correspondente, Contrato Correspondente Através de Redes Posicionadas, Contrato Nomeado, Contrato Atypical, Subcontratação. Natureza jurídica

INTRODUCCIÓN:

Actualmente el proceso de globalización tecnológica ha conllevado para la industria bancaria la necesidad de facilitar la adquisición de bienes y/o servicios para los consumidores, y en este sentido, desde la perspectiva de la normativa colombiana, el decreto 2555 de 2010, las Circulares Externas emitidas por la Superintendencia Financiera de Colombia y los conceptos legales han ido cimentando el camino para que actualmente no se requieran sucursales físicas de los establecimientos bancarios para el ejercicio mismo de su objeto social.

Bajo esta noción, actualmente se ha creado y reglado el “Contrato de Corresponsalía” en la Parte Segunda, del Libro Primero,  título sexto, del decreto 255 de 2010, el cual, contempla y define los alcance de dicha figura con base en la naturaleza jurídica, las operaciones financieras permitidas, el contenido de los contratos, los criterios de seguridad de la información, la información  y publicidad suministrada a clientes y usuarios, la calidad de los corresponsales, las obligaciones del establecimiento de comercio y la autorización requerida para el ejercicio de corresponsalía mediante autoridad competente. Al evaluar los aspectos prácticos de esta clase de negocio jurídico, se ha evidenciado que en la actualidad se está generando un negocio jurídico de tipo contractual con naturaleza y rasgos distintos, respecto al contrato de corresponsalía inicialmente contemplado por la ley financiera como fuente de obligaciones.

Al respecto, resulta necesario delimitar como problema de investigación si evidentemente existe como institución jurídica financiera independiente lo que podríamos denotar como “Contrato de Corresponsalía mediante Redes Posicionadas”, para lo cual, se llevará a cabo el estudio concienzudo de la normatividad vigente en relación a los distintos negocios de tipo contractual que en la actualidad se están celebrando entre los “Corresponsales” y las entidades bancarias que han optado por este tipo de modalidad.

Lo anterior, se justifica en la necesidad actual que tiene para el orbe jurídico delimitar si contractualmente el “Contrato de Corresponsalía bajo Redes Posicionadas” resulta ser un concepto a regularizar por la ley, dada la gran importancia que representa para el consumidor financiero concebir cómo se estructura la modalidad de corresponsalía a través de redes posicionadas que unifican y abanderan el componente tecnológico y financiero que actualmente permite la ejecución de operaciones bancarias, en comercios de todo tipo y estrato social.

Bajo este criterio, resulta preponderante y necesario ratificar que a partir de la forma como se prestan los servicios bancarios se pueden derivar responsabilidades, consecuencias jurídicas y actores de distinta índole (distintos al corresponsal y al establecimiento bancario) que permiten construir un concepto jurídico único desde el punto de vista jurídico y operacional.

Por lo anterior, el presente escrito pretende demostrar que existe un vacío jurídico basado en la ausencia de norma expresa que permita delimitar los alcances, procesos, pasos, estructura y distintas consecuencias que existen frente a un modelo de corresponsalía en el que una entidad líder (Red Posicionada – persona jurídica) asume la calidad de “corresponsal” y la unificación total de la operatividad tecnológica del negocio de corresponsalía, con la particularidad que el servicio de corresponsalía es prestado realmente por comercios (establecimientos de comercio) totalmente independientes a la entidad líder (Red Posicionada – persona jurídica), lo que, nos lleva a concluir que quien tiene la calidad de “Corresponsal” realmente no corresponda al comercio (establecimiento de comercio) que presta los servicios de corresponsalía de forma directa al consumidor financiero.

METODOLOGÍA:

La metodología empleada para este artículo es de tipo exploratorio no experimental teniendo en cuenta que se busca profundizar en el estudio del tema de corresponsalía a partir de textos legales, conceptos institucionales y estadísticas actuales del desarrollo y ejecución de esta clase de vínculos contractuales, que no han tenido en la doctrina posturas diversas que permitan establecer teorías en torno a su naturaleza jurídica. En este sentido, el escrito se desarrollará conforme a un marco eminentemente teórico, que a partir de un análisis hermenéutico comparativo configurará y demostrará la hipótesis planteada.

DISCUSIÓN:

Acorde a los cambios dinámicos arraigados al uso de nuevas Tecnologías de la Información (TI) y a los principios reinantes de Equivalente Funcional[1] y Neutralidad Tecnológica[2] propios del comercio electrónico, se ha tornado necesario para el sector bancario la incorporación de metodologías y usos tecnológicos que permitan bajo un aminoramiento de costos afianzar y ampliar de forma satisfactoria la estructura misma de las entidades financieras, sin que necesariamente este cometido se deba realizar a través de la construcción física y tecnológica de nuevas Agencias Comerciales y/o Sucursales Bancarias.

En este sentido, el Banking cobra importancia partiendo de la “tendencia en asociar el concepto e-banking con los sitios web de un banco, ya que así fue cómo comenzó a hacerse conocido este término, pero la verdad es que actualmente nos relacionamos con un banco a través de muchos más dispositivos (o canales de comunicación) siendo los más conocidos Teléfonos Celulares, Teléfonos de Red Fija, Televisores, Autoservicios, Aplicaciones de Escritorio. Incluso cuando navegamos por Internet, la relación con un banco se ha extendido fuera del sitio web de éste, tenemos bancos que operan en mundos virtuales, sitios web que se integran con bancos para mostrarnos nuestro sestados de cuenta  y administrar nuestros presupuestos, sitios que reemplazan a un banco y nos permiten obtener mejores condiciones para un crédito o convertirnos en prestamistas.”[3]

Acorde con la realidad latinoamericana, encontramos que el proceso europeo y americano de Banking ha permitido evidenciar en el caso suramericano la necesidad de llevar a cabo un plan de inclusión financiera a través de medios electrónicos. En Uruguay, por ejemplo se creó la ley 19.210 de 2014, la cual, determinó que “Una de las medidas de mayor peso por su impacto en la bancarización está contenida en el Título III de la ley, que en el capítulo I establece la obligatoriedad de pagar las remuneraciones y otras partidas salariales a través de las instituciones de intermediación financiera o mediante el dinero electrónico”[4].

Sumado a dicho esfuerzo, en Chile se ha podido evidenciar que “existe amplio consenso sobre los múltiples beneficios que generan los medios de pago electrónicos en la economía: reducción de costos de transacción, aumento en la seguridad, promoción del comercio electrónico y del turismo, facilidad en la distribución, pago y seguimiento de beneficios sociales; y el fomento del consumo en negocios formales”[5]. Esta noción nos permite evidenciar al gran atributo que tiene la corresponsalía respecto del uso de medios electrónicos para su operación.

En México, por ejemplo, el proceso de Banking a través de corresponsalía nos permite afirmar que: “Las autoridades mexicanas han implementado políticas públicas para fomentar el acceso a y el uso de servicios financieros. Quizás el mejor ejemplo es el objeto de estudio de este capítulo: la creación de la figura legal de los corresponsales bancarios. Mediante un cambio regulatorio, el gobierno permitió a los bancos establecer puntos de contacto con los clientes a través de terceros. Con esa medida en los últimos años se ha multiplicado el número de puntos de contacto entre bancos y clientes. Es posible que esa expansión ya esté teniendo un efecto en la inclusión financiera.”[6]

Para el caso Brasil, los corresponsales han tenido una evolución histórica importante desde los años noventa, teniendo en cuenta que “Brasil presenta un ejemplo de bancarización mediante corresponsales. Este sistema fue creado a fines de los 1990s y su expansión ha sido impresionante. Basado en datos de la Federación de Bancos de Brasil (FEBRABAN), los puntos de servicios bancarios mediante corresponsales incrementaron de 14,000 en el 2000 a 70,000 en el 2005.33”[7]. Esta realidad, conlleva para la corresponsalía misma el reconocimiento de un potencial crecimiento de mercado que apunta a su expansión geográfica y poblacional.

Así mismo, el Banco Interamericano de Desarrollo ha determinado con claridad dentro de la región que existe el fenómeno del Banking a través de Outsourcing o proveedores de servicios electrónicos que extienden la cobertura de servicios financieros, por ende, “en general, los proveedores de servicios digitales pueden dividirse en dos, según la relación contractual con el cliente: (i) un banco comercial o banco nicho que ofrece una cuenta segmento pobre y no bancarizado). En apenas dos años han abierto más de 9 millones de cuentas de ahorro y han otorgado préstamos a 3 millones de prestatarios y (ii) un emisor de dinero electrónico, ya sea empresa telefónica o entidad financiera no bancaria (por ejemplo, empresa procesadora de pagos).”[8]De esta idea, podemos determinar que existen en el mercado entidades especializadas desde el punto de vista tecnológico enfocadas en el desarrollo e implementación de Redes Posicionadas que prestan servicios financieros en calidad de  Outsourcing de los establecimientos bancarios.

No obstante, se avizora la corresponsalía como un sistema de servicios financieros que actualmente contiene una oportunidad de mejora que permite aplicar en la actualidad “un par de aspectos que podrían ayudar a mejorar la evolución de los corresponsales. Primero, la regulación y el desarrollo de administradores de redes de agentes independientes, que permitirían ofrecer CICO (Cash In – Cash Out) a toda institución financiera en la que tengan una cuenta. De esta forma, los agentes podrán atender a cualquier cliente de cualquier institución financiera. Segundo, los modelos aumentarán su viabilidad al agregar mayores servicios, independientemente del proveedor, incluidos depósitos y retiros de bancos, CICO para monederos electrónicos, pagos a comerciantes y remesas (Faz y García, 2015).”[9]La anterior referencia, nos permite asegurar que actualmente, y a tiempo futuro, los corresponsales de establecimientos bancarios gozarán y ostentarán oportunidades de negocio que crecen de forma paralela con el conocimiento tecnológico que se desarrolle sobre el Banking en este campo.

Partiendo de la realidad del panorama latinoamericano, se torna importante a manera de antecedente citar el caso español como un caso de nominación claro de los distintos tipos de contrato de corresponsalía mediante entidad bancaria que pueden existir, partiendo de la diversidad práctica que actualmente ostenta el tema. En estos términos “definimos los corresponsales bancarios puros como un canal de “banca sin sucursales” que genera puntos de acceso físico directo al sistema financiero formal (véase el Gráfico 1). Los corresponsales bancarios puros firman acuerdos directos con los bancos para ofrecer servicios financieros en su nombre”[10]A su vez, se evidencia en el sistema financiero español una segunda clase de corresponsales bancarios, de lo cual, precisamos que: Los corresponsales bancarios híbridos ofrecen servicios financieros en nombre de emisores no bancarios de dinero electrónico que, al mismo tiempo, tienen acuerdos con bancos que garantizan el acceso indirecto o potencial al sistema financiero formal”[11]De este modo, se evidencia la necesidad de reconocer la pluralidad de tipologías de corresponsalía, partiendo de la realidad misma del sector financiero en Colombia.

Sumado a lo anterior, es fundamental precisar la importancia de la figura de corresponsales en la actualidad desde el caso acaecido en la India, que ya evalúa, mide y aplica la figura de corresponsalía bajo la vanguardista idea de corresponsales portátiles, quienes como criterio ejemplar permiten evidenciar lo inexplorado de esta figura desde el aspecto reglamentario en el ámbito colombiano. Al respecto, partimos de la siguiente explicación: “la mediación de agentes o de corresponsales (por ejemplo, correos, gasolineras u otros establecimientos) ya ha permitido una significativa reducción de los costes del PMJDY, puesto que el coste de la apertura de una cuenta a través de estos canales representa una decimoquinta parte del que supondría para una oficina bancaria. Según estimaciones de mercado, el coste de abrir y mantener las nuevas cuentas bajo el programa PMJDY es de 3-4 dólares anuales por cuenta. El State Bank of India, el banco estatal más grande del país, ha sido pionero en usar este canal, que ha representado el 90% de las cuentas que se han abierto bajo el programa.7 Para facilitar su uso, se están distribuyendo terminales portátiles a los carteros, que permitirán la autorización de transferencias mediante las tarjetas de identidad Aadhaar, eliminando la necesidad de que una persona se desplace a una agencia o a la oficina de un corresponsal.” [12] (subrayado fuera del texto). Esta clarísima evidencia nos permite inferir la necesidad de reglamentar formas de corresponsalía reales sobre las cuales no se ha evidenciado intención de regularización por el legislador colombiano, como es el caso del “Contrato de Corresponsalía mediante Redes Posicionadas”.

Bajo este enfoque, resulta claro que la corresponsalía admite una diversidad de coberturas y alcances que justifican el estudio aquí planteado, partiendo, de su importancia como canal portador de medios electrónicos que posibilitan al consumidor su activa participación en la inclusión de servicios financieros, con grandes posibilidades de crecimiento a corto, mediano y largo plazo. Por lo anterior, se acentúa  en estos tiempos la necesidad de regular e identificar la naturaleza jurídica del “Contrato de Corresponsalía bajo Red Posicionada” como objetivo primordial de éste artículo dentro de la realidad normativa colombiana, teniendo presente que: “A nivel global regional, los países del sudeste Asiático y el África sub-sahariana son los líderes en materia de regulación de medios de pago electrónicos, mientras que los países de América Latina y el Caribe reciben los puntajes más bajos en este sentido (EIU, 2014).”[13]

Bajo el bosquejo planteado, se infiere por la literatura citada, la necesidad de reconocer la existencia del “Contrato de Corresponsalía bajo Red Posicionada” como realidad actual no reglada que hace parte del  proceso de Banking en Colombia, lo cual, para quien esto escribe, merece una pronta reglamentación con el objetivo de garantizar seguridad jurídica a las entidades bancarias, a las Redes Posicionadas y a los consumidores financieros como destinatarios del servicio.

Para tal cometido, se torna incipiente ilustrar los dos gráficos que sintetizan la dorsal de los dos tipos de contratos de corresponsalía aquí tratados (1. Contrato nominado de Corresponsalía contemplados en el decreto 2555 de 2010 y 2. Contrato de Corresponsalía mediante Red Posicionada – contrato no regulado por ley).

En este orden de ideas, tenemos para el buen entendimiento del lector los siguientes gráficos:

 

 

 

FIGURA 1. CONTRATO DE CORRESPONSALÍA NOMINADO (DECRETO 2555 DE 2010):

Fuente: Elaboración propia.

FIGURA 2. CONTRATO DE CORRESPONSALÌA A TRAVÉS DE REDES POSICIONADAS:

Fuente: Elaboración propia.

Bajo lo avizorado, éste discurso planteado como aporte académico se dirige a dar respuesta clara a dos interrogantes: 1) ¿Existe un solo tipo de contrato de corresponsalía para entidades bancarias? y 2) ¿El contrato de corresponsalía bancaria mediante red posicionada tiene una naturaleza jurídica distinta al contrato nominado de corresponsalía vigente en la normatividad financiera?

Es importante empezar por precisar dos conceptos jurídicos que van a tener constante protagonismo en el presente escrito, como son las características de contrato nominado y contrato típico. Al respecto, y contrariando las tesis actuales, vale la pena precisar que conforme al sentido e interpretación gramatical del texto legal se conviene llamar contrato típico a aquel tipo de contrato que por su constante usanza tiene un reiterado uso dentro del conglomerado social, lo cual, cobra importancia, si tenemos en cuenta que es típico lo “Peculiar de un grupo, país, región, época“[14] o lo “característico o representativo de un tipo”[15].

Bajo este mismo criterio gramatical, podemos determinar que la palabra y verbo “nominar” se circunscribe al hecho de “dar nombre a algo”[16], lo cual, conduce indefectiblemente al campo del derecho a la acción de documentar y formalizar alguna institución jurídica dentro de la normatividad vigente, es decir, llevar a cabo la documentación e inclusión de la misma en un texto legal, como para el caso del contrato de corresponsalía ocurre en el decreto 2555 de 2010 (Título sexto artículo 2.1.6.6.1.), quien como norma desarrolla y nombra el negocio jurídico bajo estudio con el título de “Servicios Financieros a través de Corresponsales”.

También es importante determinar que las “Redes Posicionadas” son “estructuras tecnológicas que interconectan establecimientos de comercio para el desarrollo de actividades comerciales”[17], las cuales, ofertan diversos productos propios de las transacciones bancarias autorizadas por la normatividad financiera vigente (decreto 2555 de 2010).

Dicho esto, como elemento necesario para la adecuada comprensión de la discusión aquí retratada, se torna necesario citar la definición legal que realiza la Parte Segunda, del Libro Primero,  Título Sexto, del Decreto 2555 de 2010, artículo 2.1.6.1.1, en torno al Contrato de Corresponsalía nominado como único contrato regulado, el cual, determina que “los establecimientos de crédito podrán prestar los servicios a que se refiere el artículo 2.1.6.1.2 del presente decreto, bajo su plena responsabilidad, a través de terceros corresponsales conectados a través de sistemas de transmisión de datos, quienes actuarán en todo caso por cuenta del establecimiento de crédito en los términos del presente Título y del Título 7 del presente Libro..”[18].

Tras la definición citada, se puede inferir que el contrato de corresponsalía conlleva dos partes para su existencia y ejecución: el establecimiento de crédito y el corresponsal como sujetos calificados. Al respecto, es importante aclarar que la norma no contempla la existencia de personas jurídicas encargadas de la conexión tecnológica con la capacidad de tener la calidad de “corresponsales”, ni mucho menos la posibilidad para el corresponsal de conformar sub – corresponsales. Bajo este enfoque, el negocio jurídico nominado de corresponsalía solo admite como parte contratante a la persona jurídica calificada (establecimiento bancario)  y al corresponsal (ejecutante de los servicios financieros). De aquí, que la naturaleza jurídica del contrato nominado de corresponsalía sea un negocio jurídico conformado por una entidad bancaria y un corresponsal (sujetos calificados), de tipo oneroso,  conmutativo, adhesivo, sinalagmático, bilateral, y de ejecución sucesiva.

Dicho lo anterior, procedemos a determinar las diferencias sustanciales que actualmente existen entre el Contrato de Corresponsalía nominado y el Contrato de Corresponsalía mediante redes posicionadas (innominado), bajo las siguientes consideraciones:

La parte segunda, del libro primero,  título sexto, del decreto 255 de 2010, en su artículo 2.1.6.1.2, establece en su parágrafo segundo que: “Las operaciones que se realicen por medio de corresponsales deberán efectuarse única y exclusivamente a través de terminales electrónicos conectados en línea con las plataformas tecnológicas de los establecimientos de crédito correspondientes. Los terminales deberán cumplir con las características mínimas que determine la Superintendencia Financiera de Colombia.”(subrayado fuera del texto)”. Tras la lectura del aparte legal citado, podemos precisar que la actividad de corresponsalía solo se efectúa única  y de forma unívoca con conexión directa a la plataforma tecnológica de los establecimientos de crédito, por lo cual, se descarta de consuno cualquier clase de corresponsalía (bajo la actual normativa) a través de pluralidad ilimitada de terminales electrónicos unificados por una Red Posicionada (Red tecnológica distinta al establecimiento bancario) que actúe como intermediario entre el verdadero corresponsal (establecimiento de comercio) y la entidad bancaria.

Lo anterior cobra fuerza desde la interpretación gramatical, teniendo en cuenta el significado expuesto por la RAE en torno al término “único”, lo cual, podemos conceptuar como algo “solo y sin otro de su especie”[19].

Tras este enfoque, claramente podemos deducir que el contrato de corresponsalía nominado bajo el imperio del decreto 2555 de 2010 exige esta particularidad (terminales del corresponsal conectado (s) con el establecimiento de comercio) dentro de los aspectos sustanciales de tal negocio jurídico, lo que, no acontece, en los servicios actuales de Redes Posicionadas como Juguemos S.A., Efecty S.A. etc, quienes actúan como plataforma tecnológica que interconecta o intermedia la conexión del establecimiento de comercio (corresponsal) y el establecimiento de crédito, creando de esta forma, una triangulación estructurada por tres partes contractuales bajo las siguientes premisas o relacionamientos:

  • La conexión entre el establecimiento de comercio y la Red Posicionada.
  • La conexión entre el establecimiento bancario y la Red Posicionada.

Acorde a lo anteriormente demostrado, podemos enlistar como primer requisito diferenciador del contrato de corresponsalía innominado bajo redes posicionadas la existencia de una doble conexión tecnológica a través de terminales que son interconectadas a través de una Red Posicionada (Intermediaria), escenario que no acontece en el contrato de corresponsalía actualmente permitido y regulado por la normatividad financiera, que solo permite la existencia de una plataforma tecnológica: la del establecimiento bancario.

Al dar lectura al artículo 2.1.6.1.3 del decreto 2555 de 2010, encontramos que respecto del contenido del contrato de corresponsalía tal norma obliga a que el negocio jurídico cumpla con: “La remuneración a favor del corresponsal y a cargo del establecimiento de crédito y la forma de pago.”[20] Apelando a la interpretación gramatical consagrada en nuestro Código Civil Colombiano como criterio imperante en el análisis de normas[21], encontramos y concluimos de la norma transcrita que:

  • Solo se genera un tipo de remuneración (única).
  • La remuneración tiene como sujeto activo o acreedor de la misma al Corresponsal (Sujeto Calificado).

A partir de estos dos (02) elementos, podemos empezar a considerar el segundo criterio diferenciador que da vida al “Contrato de Corresponsalía mediante Redes Posicionadas” a través de dos prácticas aplicadas en la actualidad: 1) Dos tipos de cobro y/o comisión y 2) Dos clases de acreedores del pago causado por la operación bancaria ejecutada por el establecimiento de comercio  y el consumidor financiero a través de la Red Posicionada. Frente al primer concepto, no resulta complejo determinar que dentro de las operaciones bancarias realizadas a través de establecimientos de comercio con conexión tecnológica mediante Redes Posicionadas se cobran dos (02) comisiones al establecimiento bancario:

  • El valor que el establecimiento de comercio cobra por permitir mediante su negocio llevar a cabo la operación bancaria y la atención al consumidor financiero.
  • El valor y/o comisión que la Red Posicionada cobra por llevar a cabo la interconexión entre el establecimiento de comercio (verdadero corresponsal) y las entidades bancarias en desarrollo de la actividad de corresponsalía.

Así mismo, respecto al segundo elemento que guarda relación con la existencia de dos clases de acreedores, es válido mencionar que la norma solo contempla como acreedor del cobro del servicio de corresponsalía a “El Corresponsal”, y no a ningún tercero como beneficiario de comisiones o cobros (Red Posicionada). Es importante tal precisión, teniendo en cuenta que en la práctica se realizan dos tipos de remuneraciones a dos sujetos calificados distintos: al Corresponsal Bancario (El verdadero corresponsal) y a la Red Posicionada (intermediario Tecnológico).

A partir de los 2 puntos enlistados, podemos agregar para el orden del presente escrito que el segundo criterio diferenciador que da vida jurídica al “Contrato de Corresponsalía mediante Red Posicionada” es la duplicidad de pagos o comisiones que se generan tanto al Corresponsal Bancario  – sujeto calificado, como a la Red  Posicionada – sujeto no calificado, situación o característica no admitida por el contrato de corresponsalía nominado y definido bajo el decreto 2555 de 2010.

En este orden de ideas, al examinar el artículo 2.1.6.1.5 del decreto 2555 de 2010, evidenciamos dentro del alcance del Contrato de Corresponsalía en los siguientes términos que: “podrá actuar como corresponsal cualquier persona natural o jurídica que, a través de instalaciones propias o de terceros, atienda al público, siempre y cuando su régimen legal u objeto social se lo permita” (Subrayado fuera de texto).[22] Tal norma de derecho, articula la eficacia del negocio jurídico que nos ocupa bajo el cumplimiento de los siguientes elementos individualmente enlistados:

  • La posibilidad de ser persona natural y/o jurídica.
  • La prestación a través de instalaciones propias o de terceros.
  • Cumplimiento del objeto social conforme al régimen legal.
  • Atención al público.

Respecto de los tres primeros puntos de forma anticipada podemos asegurar que se cumplen tales exigencias normativas propias del contrato de corresponsalía nominado (decreto 2555 de 2010) dentro de la estructura de la figura jurídica del “Contrato de Corresponsalía bajo Redes Posicionadas”, ante lo cual, no existe comentario al respecto.  Sin embargo, al analizar el cuarto requisito, que es la “atención al público”[23], claramente podemos afirmar que en la figura de “Contrato de Corresponsalía bajo Red Posicionada”, en la que, dicha “Red Posicionada” actúa como “Corresponsal”, resulta evidente que tal “Red”[24] en ningún momento ejerce atención al público en ninguna etapa de la transacción, ya que ésta actividad de atención al consumidor financiero la ejerce de forma absoluta y única el establecimiento de comercio en calidad de tercero, como punto comercial al cual acude el ciudadano a realizar las operaciones bancarias.

Del análisis planteado, podemos colegir de forma morigerada que el elemento diferenciador que particulariza el “Contrato de Corresponsalía mediante Red Posicionada” es la atención al público mediante terceros (establecimientos de comercio) distintos al Corresponsal (Red Posicionada), lo cual, nos induce indefectiblemente a hallar como rasgo particular la existencia de una cesión implícita y parcial del negocio jurídico bajo análisis como parte de su naturaleza jurídica, teniendo en cuenta que:

  • La Red Posicionada (Cedente) cede la prestación del servicio al público a los establecimientos de comercio (Cesionario).
  • Es parcial la cesión teniendo en cuenta que la unificación y conexión tecnológica de la plataforma tecnológica se mantiene a cargo de la Red Posicionada (en calidad de Corresponsal).

Así las cosas, podemos determinar que el “Contrato de Corresponsalía mediante Red Posicionada” contiene dentro de sus características únicas la atención al público mediante tercero (s) (establecimientos de comercio) a través de una cesión[25] implícita y parcial del contrato, lo cual, no opera para el Contrato de Corresponsalía nominado en el decreto 2555 de 2010, como criterio diferenciador los dos negocios jurídicos de corresponsalía bajo estudio, teniendo como premisa, que en la actualidad la normatividad solo da vida al Contrato de Corresponsalía ínsito en el decreto 2555 de 2010.

Como conclusión amigable al lector, exponemos como elemento metodológicamente propicio para lo querido en el presente artículo los elementos esenciales de existencia del “Contrato de Corresponsalía Bancaria mediante Redes Posicionadas” que lo diferencian del “Contrato de Corresponsalía”  consignado hoy a través del decreto 2555 de 2010.

 

FIGURA 3. CUADRO COMPARATIVO DE CONTRATO DE CORRESPONSALIA NOMINADO VS CONTRATO DE CORRESPONSALÍA RED POSICIONADA:

 

CONCEPTO  NATURALEZA JURÍDICA

CONTRATO DE CORRESPONSALÍA NOMINADO (DECRETO 2555 DE 2010) CONTRATO DE CORRESPONSALÍA  MEDIANTE RED POSICIONADA:
 

 

 

Conexión tecnológica

 

 

 

Única conexión tecnológica

 

Doble conexión tecnológica:

–       Establecimiento Bancario y Red Posicionada.

–       Corresponsal y Red Posicionada.

 

 

 

Destinatarios de Pago

 

Existe un único acreedor de pagos por la actividad de corresponsalía: EL CORRESPONSAL.

Existen dos tipos de acreedores relacionados a la actividad de corresponsalía: EL CORRESPONSAL y LA RED POSICIONADA.
 

Atención al Público.

 

La atención al Público (Consumidor Financiero) se realiza de forma directa.

 

La atención al público se realiza por terceros cesionarios: los Establecimientos de Comercio.

 

Fuente: Elaboración Propia.

CONCLUSIONES:

Con raíces encumbradas a finales del siglo XX la actividad de corresponsalía se ha desarrollado como un instrumento dinámico y potenciado con un margen considerable de crecimiento para las estructuras del mercado financiero a lo largo del globo terráqueo. Es bajo este perfil que actualmente se presentan diversas especies de corresponsales que desarrollan particularidades propias de acuerdo al crecimiento tecnológico que se genera en derredor del proceso de Banking en relación a servicios financieros.

Por ende, basados en la experiencia surgida del análisis de la normatividad financiera y de la interpretación gramatical de la ley resulta fundamental concluir que definitivamente en la actualidad del trasegar financiero existe un contrato bancario aún no reglado por norma positiva, como lo es: el negocio jurídico de corresponsalía bancaria mediante Red Posicionada. Esta condición, se puede acreditar a partir de las diversas fuentes investigativas aportadas desde el orbe académico.

Dicha conclusión se genera bajo las tres características enlistadas páginas atrás que conllevan a determinar que el negocio jurídico de corresponsalía mediante “Redes Posicionadas” es un contrato de formación bilateral, con contenido obligacional bilateral, de tipo oneroso, conmutativo, adhesivo, de ejecución sucesiva, que dentro de su peculiar alcance exige una doble conexión tecnológica, duplicidad en los acreedores de la comisión transaccional y una cesión parcial del mismo en relación a la atención suministrada al consumidor financiero como usuario de los servicios financieros, matices éstas, que le otorgan vida jurídica propia desde el punto de vista contractual, y más específicamente, de la tipología de los negocios jurídicos bancarios.

Así las cosas, es de recibo deducir que dentro del panorama normativo del derecho financiero actualmente encontramos un vacío jurídico enmarcado por la ausencia de regulación especial para el contrato innominado de “Corresponsalía Bancaria mediante Redes Posicionadas”, lo cual, ha quedado plenamente corroborado al clarificarse e identificarse los rasgos jurídicos propios de los servicios de corresponsalía que se unifican en cabeza de una Red Posicionada que intermedia y acerca dos partes de un contrato bancario, con la peculiaridad de no ostentar un relacionamiento directo con el consumidor financiero, llamamiento éste, que se realiza al legislador en pro de poder reglar figuras jurídicas aún no normadas que cobran plena vigencia, vigor y usanza en el tráfico mismo de la población nacional a través de los distintos servicios financieros ofertados por la Banca Colombiana.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

¿Qué es e- banking?, recuperado de http://www.ebankingnews.com/columnas/%C2%BFque-es-e-banking-006.

 

Alianzas estratégicas a partir del proyecto de inclusión financiera: el caso de los corresponsales financieros, recuperado de http://congresosladeuruguay.com.uy/ponencias/V_Romanelli.pdf

 

RAE, Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, Definición. Recuperado de http://dle.rae.es/?id=ZpDHEcW

 

RAE, Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua. Recuperado de http://dle.rae.es/?id=QaWFrqX

 

Decreto 2555 de 2010, Parte Segunda, Libro Primero, Título Sexto, Artículo 2.1.6.1.1. Recuperado de https://www.superfinanciera.gov.co/jsp/loader.jsf?lServicio=Publicaciones&lTipo=publicaciones&lFuncion=loadContenidoPublicacion&id=10083580

 

WIKIPEDIA, “La terminal Electrónica”. Recuperado de la siguiente URL. https://es.wikipedia.org/wiki/Terminal_(electr%C3%B3nica)

 

“Estudio de las consecuencias del acuerdo de interconexión entre transbank y otras empresas adquirientes en el mercado de medios de pago electrónicos en chile”. Recuperado de http://repositorio.uchile.cl/bitstream/handle/2250/131095/Estudio-de-las-consecuencias-del-acuerdo-de-interconexi%C3%B3n-entre-Transbank-y….pdf?sequence=1&isAllowed=y

 

 

RAE, Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua. Recuperado de http://dle.rae.es/?id=b4z1aRM, RAE.

 

Decreto 2555 de 2010 Parte segunda l del  libro primero, título sexto, Artículo 2.1.6.1.3.Recuperado de https://www.superfinanciera.gov.co/jsp/loader.jsf?lServicio=Publicaciones&lTipo=publicaciones&lFuncion=loadContenidoPublicacion&id=10083580

 

Código Civil Colombiano, artículo 29. Recuperado de http://www.alcaldiabogota.gov.co/sisjur/normas/Norma1.jsp?i=39535

 

“El Impacto de los Corresponsales Bancarios  en la inclusión financiera: una primera evaluación” Recuperado de https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/71401/14_2012_Estudios_econ_micos_CNBV_Volumen_1.pdf#page=198

 

 

Decreto 2555 de 2010,  Parte Segunda, Libro Primero, Título Sexto Artículo 2.1.6.1.5 del. Recuperado de https://www.superfinanciera.gov.co/jsp/loader.jsf?lServicio=Publicaciones&lTipo=publicaciones&lFuncion=loadContenidoPublicacion&id=10083580

 

Código de Comercio Colombiano, Libro Cuarto, artículo 887. Recuperado de http://www.alcaldiabogota.gov.co/sisjur/normas/Norma1.jsp?i=41102

 

Inclusión financiera en América Latina y el Caribe. Recuperado de https://publications.iadb.org/bitstream/handle/11319/6990/CMF_DP_Inclusion_financiera_en_ALC.pdf?sequence=1

 

Definición de atención al cliente. Recuperado de http://www.definicionabc.com/economia/atencion-al-cliente.php

 

 

El acceso a los servicios bancarios en América Latina: identificación de obstáculos y recomendaciones. Recuperado de http://www.cgdev.org/doc/experts/Serv_Bancarios_AL.pdf.

 

 

Extendiendo el acceso al sistema financiero formal: el modelo de negocio de los corresponsales bancarios. Recuperado de https://www.bbvaresearch.com/wp-content/uploads/2015/04/DT15-11_Corresponsales.pdf

 

 

“La inclusión financiera en la India y los retos para la Banca”. Recuperado de http://www.caixabankresearch.com/documents/10180/2466428/38-39+Dossiers+4+CAST.pdf/4add09d3-a66b-452d-801d-820f0d117332

RESUMEN HOJA DE VIDA:

NICOLÁS RAMÍREZ ZÁRATE  Mg (Colombia)

 

Magister en Derecho de la Universidad Sergio Arboleda. Abogado de la Universidad Sergio Arboleda. Abogado Senior en el sector financiero con experiencia en Derecho Contractual, Derecho Societario, Derecho de Seguros, Derecho Financiero, Derecho Cambiario y Comercio Electrónico (TI). Par Evaluador de la Universidad Mayor de Cundinamarca. Participante en Curso de Derecho Empresarial en Associaçâo Brasileria de Educacâo a Distancia (ABED). Investigador y Asesor Jurídico en aspectos de Acompliance y EWS.

[1] Equivalente Funcional como principio que guarda relación a equiparar el mismo efecto y validez jurídica entre los documentos electrónicos y documentos físicos.

[2] Neutralidad Tecnológica  como principio de Derecho Electrónico que guarda relación con la libertad del uso de tecnologías para la estructuración de documentos electrónicos.

[3] ¿Qué es e- banking?, recuperado de http://www.ebankingnews.com/columnas/%C2%BFque-es-e-banking-006

[4] Alianzas estratégicas a partir del proyecto de inclusión financiera: el caso de los corresponsales financieros, recuperado de http://congresosladeuruguay.com.uy/ponencias/V_Romanelli.pdf

 

[5] “Estudio de las consecuencias del acuerdo de interconexión entre transbank y otras empresas adquirientes en el mercado de medios de pago electrónicos en chile”. Recuperado de http://repositorio.uchile.cl/bitstream/handle/2250/131095/Estudio-de-las-consecuencias-del-acuerdo-de-interconexi%C3%B3n-entre-Transbank-y….pdf?sequence=1&isAllowed=y

[6] “El Impacto de los Corresponsales Bancarios  en la inclusión financiera: una primera evaluación” Disponible en https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/71401/14_2012_Estudios_econ_micos_CNBV_Volumen_1.pdf#page=198

[7] “El acceso a los servicios bancarios en América Latina: identificación de obstáculos y recomendaciones. Recuperado de http://www.cgdev.org/doc/experts/Serv_Bancarios_AL.pdf.

[8] Inclusión financiera en América Latina y el Caribe. Recuperado de https://publications.iadb.org/bitstream/handle/11319/6990/CMF_DP_Inclusion_financiera_en_ALC.pdf?sequence=1

[9] Idem.

[10] “Extendiendo el acceso al sistema financiero formal: el modelo de negocio de los corresponsales bancarios”. Recuperado de https://www.bbvaresearch.com/wp-content/uploads/2015/04/DT15-11_Corresponsales.pdf

[11] Idem.

[12] “La inclusión financiera en la India y los retos para la Banca”. Recuperado de http://www.caixabankresearch.com/documents/10180/2466428/38-39+Dossiers+4+CAST.pdf/4add09d3-a66b-452d-801d-820f0d117332

[13] “Beneficios potenciales de un incremento en el uso de los medios de pago electrónicos en Colombia”, Recuperado de: http://www.repository.fedesarrollo.org.co/bitstream/11445/2947/1/Repor_Abril_2016_Perez_y_Pacheco.pdf

[14] Definición. Diccionario de la Real Academia Española. Recuperado de http://dle.rae.es/?id=ZpDHEcW

[15] Idem.

[16] Definición. Recuperado de http://dle.rae.es/?id=QaWFrqX

[17] Es importante precisar que en los sitios Web de entidades como Via – Baloto y Efecty se promocionan actividades de corresponsalía bancaria a cargo de establecimientos de crédito, como por ejemplo, retiros y pagos de operaciones activas de crédito.

[18] Decreto 2555 de 2010, Parte Segunda, Libro Primero, Título Sexto, artículo 2.1.6.1.1.

[19]Definición. Recuperado de  http://dle.rae.es/?id=b4z1aRM, RAE.

[20] Artículo 2.1.6.1.3., Parte segunda l del  libro primero, título sexto, decreto 2555 de 2010.

[21] El Código Civil Colombiano determina que: ARTÍCULO  27. INTERPRETACION GRAMATICAL. Cuando el sentido de la ley sea claro, no se desatenderá su tenor literal a pretexto de consultar su espíritu. NOTA: El texto subrayado fue declarado EXEQUIBLE por la Corte Constitucional mediante Sentencia C-054 de 2016.

 

[22] Definición consignada en el Artículo 2.1.6.1.5 del decreto 2555 de 2010.

[23] La figura de atención al público se define como “el concepto de Atención al Cliente a aquel servicio que prestan y proporcionan las empresas de servicios o que comercializan productos, entre otras, a sus clientes para comunicarse directamente con ellos”. Se resalta el término directamente como criterio determinante. Recuperado de http://www.definicionabc.com/economia/atencion-al-cliente.php
[24] Dentro de la indagación se puede evidenciar que la “Red” como corresponsal no lleva a cabo la atención al público de forma directa, es decir, con su estructura laboral, recurriendo, a establecimientos de comercio que desde el punto de vista jurídico no representan a la “Red” ni son dependientes de esta última.

[25]Nuestro código de comercio define claramente el efecto de la cesión así: En los contratos mercantiles de ejecución periódica o sucesiva cada una de las partes podrá hacerse sustituir por un tercero, en la totalidad o en parte de las relaciones derivadas del contrato, sin necesidad de aceptación expresa del contratante cedido, si por la ley o por estipulación de las mismas partes no se ha prohibido o limitado dicha sustitución.